Marketing con emoción

Usar emociones en la publicidad se puede convertir en una apuesta arriesgada. Aquí un ejemplo bueno que consigue jugar con ambos lados del espectro emocional. La presente pieza no solamente es la segunda dentro de un enfoque radicalmente diferente a la estrategia anterior de la empresa sino también es un magnífico ejemplo de un call to action y de la involucración de posibles futuros consumidores y clientes actuales.

Chipotle: Scarecrow

https://www.youtube.com/watch?v=lUtnas5ScSE

Ir al contenido